LA IMPORTANCIA DEL DAO LI

PROBLEMAS GNOSEOLÓGICOS DEL WUSHU MODERNO

Artículo escrito por el Sifu Tony Rey García

(2014)

Un arte marcial moldeado sobre sólidas premisas culturales, no puede ser aprehendido con una simple explicación de sus apariencias externas. Han de socavarse sus férreas barreras conceptuales si se quiere hundir el rostro en las aguas de la lucidez cognoscitiva.

A este ordenamiento racional del pensamiento se le denomina Zhong Guo Wushu De Dao Li (la teoría  del Wushu chino, 中國武術的道理).

El concepto de Dao Li (道理) constituye la médula de las ejercitaciones psicofísicas y por ende, el substrato de las nociones guerreras.

Cuando hablamos de teoría no nos referimos al cuerpo doctrinal de un estilo, sino a las leyes mecánicas y neurofisiológicas que determinan el funcionamiento de las motricidades físicas.

Si todo el andamiaje del Wushu estuvo dispuesto desde hace miles de años para ser usado bajo un orden prescrito, ¿por qué gran parte de los maestros disuelven sus técnicas en falsas demostraciones? ¿Es que los restos de sus bienes literarios –rescatados de las hecatombes políticas y los devastadores acontecimientos de la historia-, están siendo dilucidados por otros derroteros?

He aquí el problema fundamental de las enseñanzas contemporáneas. Por mucho que se disfrace la mentira globalizada, es un hecho palpable que la mayor parte de los grandes mentores postmodernos -reverenciados por miles de estudiantes extranjeros y divulgados en innumerables materiales visuales-, muestran una clara fragmentación de lo que profesan. ¿Dónde radica el conflicto? ¿La teoría que imparten es errada o son ellos lo que no logran hacer coincidir sus deducciones con lo que recitan de memoria?

Por si fuera poco, las librerías se llenan de caducas traducciones que imantan la investigación con ingenuas credulidades. Quizás sea una novedad revelar a los afanados estudiosos del Wushu los cuantiosos libros de Qigong que paradójicamente comprometen el flujo de Qi y que en la mayor parte de los casos, fueron escritos dentro de los oscuros velos del taoísmo o en las incesantes readaptaciones del budismo.

El Dao (道) constituye una armónica proporción de Yin y Yang. Dentro de su bipolaridad energética se promueve el funcionamiento del Taiji (太極). El flujo de lo natural (自然) hace intercambiar el Qi en miríadas de transmutaciones. Si el Wushu se desliga de la grandeza del Dao, su práctica obstaculiza los resortes del espíritu. ¿Cómo entonces se puede potenciar la intención si la fuerza espiritual se ha dispersado?

El maestro Wong Yi Man piensa que el Zhen Wushu (el Wushu verdadero, 真武術) no tiene nada que ocultarle al mundo. ¿Por qué habría que mistificar la autenticidad del conocimiento? Cuando una persona carece de comprensión pero desea ser reconocida, recurre a lo inescrutable como táctica para sujetar la atención de sus prosélitos. Como interpreta literalmente el legado estilístico que profesa no concluye en extraer ni un 20% de la trascendencia estampada en la semántica ideográfica que sus legítimos autores eligieron.

Mantener el enigma es un excelente modo para obnubilar el entendimiento y aumentar las adquisiciones monetarias. Nos encontramos ante un momento crítico en las transmisiones globales del arte marcial chino. Tal y como hemos demostrado en ensayos precedentes, hoy no se muestran dominios veraces ni ejemplos dignos de emular sin adjetivaciones egocéntricas. Se trastoca el sentido de la apariencia con la credibilidad, la genealogía con el entendimiento, las leyendas con el patrimonio real y el fetiche de ser copartícipe de una quimera, con el titánico silencio de aquellos que luchan por vencer y superar sus deficiencias internas.

La falta de escrúpulos en la consecución de los objetivos económicos y las ambiciones individuales, presupone una devastación total de las doctrinas antiguas. ¿De qué modo pueden contrarrestarse estas indolentes actitudes? ¿Existe un medio de reconocer y desmitificar a los depredadores cerebrales que viven del vandalismo y la distorsión? ¿Hacia dónde devendrán las ineficacias pedagógicas?

Una de las particularidades de la verdad es su escasez. Por lo tanto, no tardaremos en reconocer la grandeza de un hombre con sabiduría siempre que acepte presentarse ante nosotros.

Cuando un preceptor de respeto posee la información genuina no la esconde. La puede demostrar engrandeciendo realmente el prestigio de su escuela. El único motivo de la tradición es la preservación de los valores y estos solo se perpetúan cuando son mostrados convincentemente a las generaciones que nos siguen.

El Dao Li es la clave que permite diferenciar a los falsos profetas. Estos propagadores de las falacias son descubiertos porque sencillamente hacen lo contrario de lo que dicen. Por mucho que se esfuerzan en recordarles a sus seguidores el conocimiento que aseguran tener, lo niegan desde que comienzan a realizar el primer gesto.

Deseo concluir este breve escrito con una interesante reflexión del Sifu Wong Yi Man:

Hoy en día el Wushu vive la ruina de sus amañados predicadores. Sus portavoces se jactan de lo que carecen rivalizando con el resto de las escuelas. Por lo general, es sintomático observar, que mientras más glorioso y afamado es el líder, menos kungfu dispone para enseñar.

 

5 Responses to “LA IMPORTANCIA DEL DAO LI”

  1. Mamie Says:

    C’est un véritable plaisir de lire ce post

  2. Kellie Says:

    Valuable info. Fortunate me I discovered your site unintentionally, and I’m surprised why this coincidence didn’t took place earlier! I bookmarked it.

  3. Kerstin Says:

    Un fort merci au webmaster de ce site

  4. Bruno Medley Says:

    I think other web-site proprietors should take this web site as an model, very clean and great user genial style and design, as well as the content. You are an expert in this topic!

  5. philip c. briganti Says:

    An intriguing discussion will probably be worth comment. There’s no doubt that that you could write significantly additional about this topic, could possibly not usually be a taboo subject but commonly persons are insufficient to chat on such topics. However a different. Cheers

Leave a Reply


× 1 = 3