EL DAO DEL WUSHU CHINO

Posted in EL DAO DEL WUSHU CHINO on octubre 13th, 2013 by admin

EL DAO DEL WUSHU CHINO

Artículo escrito por el Sifu Tony Rey García

(2013)

Aunque el comienzo del aprendizaje del Wushu (武術) yazca recluido en un rígido cimiento conceptual, en sus cúspides de ejecución debe existir la flexibilidad de apreciación. Cada cosa bajo el Cielo posee su propio Dao (el sentido subyacente que conduce a su máxima finalidad, 道).

La vida de los seres vivos es una lucha constante por superar los retos de la adaptación orgánica. No todo lo que posee identidad se muestra determinado por una definición categórica. El agua no posee imagen permanente, sin embargo nunca deja de ser lo que la singulariza como elemento. Se mueve sin pecados, reaccionando a las superficies del terreno sin martirizar las cosas con el apego de lo que fue o dejo de ser. Vive dedicada a personalizar el instante que la amolda, con una completa nulidad de interés. Igualmente debe suceder en los altos recodos del Wushu. Han de abarcarse sus formas como una expresión de Qi, el cual discurre por el cuerpo como el arroyo de un poder que no se deja apresar en conceptualizaciones eternas.

No niego la importancia que debe otorgársele al acto de preservar y rescatar –en un mundo dirigido por la superficialidad y el mercantilismo-, las herencias de los antiguos patriarcas. No obstante, tampoco creo que sea saludable robotizar el conocimiento en un andamiaje metodológico regido por el convencionalismo y la ceguera colectiva.

Los maestros han dejado mucho más de lo que hoy en día sus prosélitos comprenden. De hecho, una de las causas que produce la declinación técnica del Wushu, se relaciona con la pasiva aceptación de su información y el despojo de sus diversas escalas de lectura.

Un violinista no puede adentrarse en su carrera sin estudiar el solfeo. Tampoco puede avanzar en sus anhelos si no concluye en manifestar las melodías que lo anteceden. O sea, debe hacer el Ji Ben Gong Fa (基本功法) que exige su instrumento y luego reproducir con sus dedos los ritmos guardados en las partituras. Esto podría ser comparado con una secuencia (Taolu) de notas ordenadas bajo las leyes que determinan la armonía (Taiji). Mozart, Beethoven, Bach, Schubert y muchos otros, plasmaron sus impresiones a la posteridad.

Si lo que se desea es ascender a las cumbres de la creación artística, debe trascenderse la etapa de la reproducción musical. Ha de abrirse el espíritu a las sinfonías del mundo, volar a las alturas de los ritmos invisibles y comulgar con el silencio pletórico de ideas. Solo así se alcanzará la sensibilidad de un gran maestro.

Si utilizamos esta analogía con los estadios que direccionan al Wushu, comprenderemos que los Taolu (las formas clásicas que componen un estilo, 套路) son una puerta de entrada hacia la espontaneidad de expresión. Necesitan ser cotejados con un estado interior. No pueden revelar todo su contenido si lo que prima es el abarrotamiento intelectivo y los esquemas que alienan a las multitudes.

Mientras la mente no vibre en comunión con la vastedad que la subvenciona, no podrá ser incorporado el secreto de las artes marciales. Taiji es bipolaridad en movimiento, pero al mismo tiempo coexiste como una evacuación energética del vacío (Wu, 無).

Al respecto, el Daodejing nos dice:

Treinta rayos convergen en el centro de una rueda, pero en el eje del vacío radica la cualidad del movimiento. Se moldean las vasijas con el barro de la tierra, mas en su oquedad se derraman los líquidos que se ingieren. Se edifican casas con puertas y ventanas, sin embargo son habitadas donde el espacio no contiene materia. Tanto la sustancia como el vacío benefician al hombre constituyendo el substrato de la existencia.

En Wu no existen fenomenologías, su amorfa textura posee la potencialidad de todas las figuraciones. Visto bajo el paralelismo que ofrece este acierto, solo existe un modo real de acceder al Gongfu (): el método realizado desde el Taiji en línea directa con los efluvios emanados del vacío.

Si el Shen (espíritu, 神) y el cuerpo se funden en la naturalidad (Wu Wei, 無爲), entonces se ha encontrado el Dao (道) del Wushu chino.